Realizamos envíos y entregas en transportes hacia todo el país, si tiene dudas o reside en una localidad del interior consulte antes de realizar su compra!

Los Nothofagus son una familia de árboles que crece solo en el hemisferio sur, en países como Australia, Nueva Zelanda, Chile y Argentina.

En Sudamérica la Lenga (Nothofagus Pumilio) es una especie nativa que crece exclusivamente en el sur de Chile y Argentina, donde su concentración está en la región de la Patagonia Sur y en mayor medida en la Isla de Tierra del Fuego. Esta variedad está adaptada para crecer en lugares de suelos pobres, climas fríos y fuertes vientos, donde ninguna otra especia suele adpatarse. El Ñire (Nothofagus Antartica), Guindo (Nothofagus Betuloides) y Coihue (Nothofagus Dombeyi) son las especies que complementan el bosque andino patagónico.

La especie predominante entre éstas es la Lenga conocida en muchos países como Cerezo de Tierra del Fuego dado el parecido de su veta y tonalidad con el Cerezo Americano, también llamada Haya Austral, de aquí su nombre genérico Nothofagus (Notho=Falso  Fagus=Haya)

Crece en los delgados sueldos de la Patagonia y laderas de montañas, sus hojas son color verde oscuro de entre dos a cuatro centimetros de longitud y borde aserrado, pudiendo alcanzar una altura total de hasta treinta metros. En Otoño sus hojas se tornan amarillas y rojas, otorgandole una belleza inigualable al paisaje sureño. 

Es considerada una madera semi dura de grano recto, textura fina y homogénea caracteristicas que la distinguen por su excelente terminación superficial , muy suave al tacto y fácil de trabajar. Por su tono permite una facil adaptabilidad a diferentes tipo de tintas y acabados superficiales.

   

Cada pieza es única e irrepetible, reuniendo caracteristicas propias de un bosque nativo generadas por la naturaleza con el transcurso del tiempo. Esta es la razón que la destaca de las maderas provenientes de plantaciones en donde el manejo del hombre jamás podrá competir con la naturaleza propia en su estado original, conservando y preservando el ambiente propicio para la existencia de la flora,la fauna y el medio ambiente autóctono del lugar.

Todos los bosques nativos de Tierra del Fuego sean públicos o privados, tienen un manejo forestal sustentable con monitoreo constante de controles de talas y volúmenes de produccion, garantizando con este tipo de manejo una renovación constante de los mismos.

Para su explotación se utiliza un método que selecciona las plantas que servirán para lograr una regeneración natural del bosque, solo explotando áreas parciales de esa zona con lo cual a simple vista no sea facil reconocer el terreno ya explotado, a los ojos del común de la gente.